Programando.

He ahi una animacion que hice, cuando deberia estar estudiando programacion ._.

Programando by ~Coobos on deviantART

Anuncios

Chales…

Estoy en una encrucijada… No se que debo hacer… Estoy confundido -_-

Con lo demas, estoy de maravilla, pasando un rato agradable en Acaponeta, y probando mi nueva adquisicion, una Palm TX.

Ademas he estado hablando con un par de camaradas, para sumerguirnos en una nueva aventura magica-misitica-sobrenatural. La creacion de un software, mas especifico, un Mensajero Instantaneo.

Aunque, ni siquera tenemos nombre, pero ya hay varios avances, Zyrian ha hecho un par de emoticons y una ventana de login, y una ventana principal. Bueno, mejor no hablo mas, conforme vaya avanzando el proyecto ire sacando por aqui los avances.

Bytes.

Odio las Maruchan.

Hace diez largos años que no comia esa hedionda pasta ultracondimentada, pero hoy siendo yo un muchachin que vive practicamente solo y que no cuenta con mucho dinero tuve que comerla.

No tiene un sabor malo, pero tampoco es como comer pasta al pesto. No me gusta para nada el sabor de las maruchan, pero necesito sobrevivir, aunque sea comiendo esa hedionda comida.

Creo que si vivire solo, comere mas de una ocasion esas sopas preperadas ._.

Una de esas noches.

Miro el teclado y la pantalla hundido en mis pensamientos, escucho Blue in green, escribo lo que viene a mi mente, y reflexiono sobre varias preguntas que aquejan mi sentir. Cierro los ojos.

Tomo mi cigarrillo, y pienso con desden y desprecio varias situaciones ocurridas esta tarde, pero no puedo dejar de pensar. ¿Fue lo mas correcto haberlo hecho? ¿Por que lo hice? ¿Extraño?

Siento nostalgia, es poca, pero suficiente como para no estar en paz.

Y luego mando absolutamente todo al carajo, sonrio con malicia.

Hoy es una de esas noches.

Lagrimas Plateadas.

Estaba ahí de pie, contemplando completamente absorto la brillantez de la luna, le parecía asombroso como es que desde ese punto el astro lunar se veía tan grande. Se pregunto así mismo si alguien mas estaría mirando la luna en ese momento, y si la disfrutaba tanto como el lo hacia.

Bajo la mirada con lentitud, recordando los viejos tiempos en el que él y ella miraban juntos la luna desde el balcón de su casa. Recordó como ella pasaba sus tersos dedos por su cabellos dorados, el olor natural de su cuerpo, y la dulce canción que tarareaba mientras ambos miraban la luna.

Recordó también todas esas experiencias que el había vivido junto a ella, sentimientos que nunca habría logrado sentir por si solo. Las largas caminatas por el parque central tomados de la mano, el helado que habían disfrutado juntos en aquella vieja banca, donde también le había pedido formalizar su relación. La llegada de su primer y único hijo, los desvelos que sufrieron al tener que acudir al llanto del bebe. Era sin duda una ardua tarea, pero el lo gozaba, el disfrutaba todo cuando estaba junto a ella, cada segundo, cada minuto y hora, día, semana y mes, todos atesorados con recelo en su memoria.

Lágrimas rodaron por sus mejillas, lágrimas que adquirían un color plateado por la hermosa luz de la luna. Fijo su vista en los nombres de las tumbas. Ahora el estaba solo.