Vivencia Caotica IV

“Hemos estado aqui desde que todo comenzo, aun no puedo creer que mis amigos, mis vecinos se hallan transformado en… esas cosas, me cuesta mucho trabajo ver la realidad en la que estamos, todo parece como una pelicula de terror, pero todo es real.

“Cuando todo empezo yo salia de trabajar, regrese a casa no muy tarde, antes del toque de queda, cuando llegue prendi la television y habia cortes informativos diciendo sobre las precausiones que debiamos tomar, se me hizo extraño, pero en los noticieros nacionales no habia nada sobre lo que estaba pasando aqui. Y de pronto, se fue la luz, hemos usado algunas velas que teniamos guardadas por ahi, mas las que hemos traido desde las tiendas que visitamos.

“Mi esposa, mi hija y yo no nos habiamos topado con sobrevivientes desde ayer, el no quizo venir con nosotros, espero que este bien. Me da miedo, ¿sabes? salir de casa para ir por comida, mi hija sabe disparar, yo mismo le enseñe. Pero aun no puedo dejar de sentir esa angustia, que tal si me llega a pasar algo, ¿Quien cuidaria de ellas? o si les pasa algo, jamas me lo perdonaria, pero no tenemos mas opcion que salir, sino moririamos de hambre.

“Ayer, justamente despues de regresar de una de las tiendas, uno de esas cosas se metio a la casa, era mas o menos como tu, de tu estatura y complexion, tenia todo el rostro quemado, ¿Por que? no lo se, no se han escuchado explosiones ni he visto incendios por aqui. Quiza sea el del accidente que vimos un par de calles mas adelante, en realidad no importa, el estuvo apunto de morderme, pero mi hija logro dar un atinado balazo en la cabeza del sujeto, y el se desplomo hacia atras. Desde entonces intento ser mas cuidadoso, ya te dije, no se que harian ellas sin mi, y tampoco se que haria yo sin ellas, son mi vida, son mi todo…


-Vaya… -dije -. La han pasado mal, bueno, en realidad creo que todos la hemos pasado mal.
El asintio.

-Hey ya vengan a comer, todo esta listo. -. Se escucho desde la cocina la voz de la señora Mary.

Ambos nos levantamos y fuimos a la cocina, ahi estaba el comedor. Durante la cena me senti extraño, pensanba que habria sido de mis padres y de mi hermana. ¿Estaran bien? ¿Estaran preocupados por mi? ¿En donde estan tambien habra brotes de estas cosas? no tenia la respuesta de esas preguntas, y en realidad solo me torturaba estar pensando en ello, asi que mejor trate de olvidar para disfrutar mejor esa cena.

Caida la noche el señor y la señora se fueron a dormir, y su hija se quedo conmigo platicando un rato mas.

-¿Tienes miedo? ¿Donde estan tus padres? ¿Te quedaras con nosotros? ¿Te iras? ¿Que planeas hacer? -. Pregunto insitentemente.
– Poco, fuera de la ciudad, no lo se, no lo se, sobrevivir. – Conteste -.
-Eres muy seco.
-Dime algo que no sepa.
-Sabes, yo tengo miedo, no se que haria si les pasara algo a mis padres, no podria sobrevivir.
-Ese es un pensamiento idiota.
Ella se asombro por el comentario.
-¡¿Por que dices eso?! ¡¿Crees que soy idiota?! – Dijo con enojo.
-Claro que no, pero ese pensamiento en particular es muy idiota, de todas formas si la vida hubiera seguido su curso natural, tarde o temprano te tendrias que separar de ellos, ademas de que tienes que contemplar la opcion de que quiza en un futuro no muy lejano te tengas que separar de ellos, por X o Y razon, y ¿Que vas hacer? ponerte a llorar como una niñita indefensa, asi terminarias muerta en cuestion de minutos.
-Eres un… Pero creo que tienes razon, pero no quiero pensar en ello.

Se levanto del sofa y se fue a su habitacion, yo me quede ahi abajo contemplando su manera de caminar, supongo que ella se dio cuenta de que la miraba y volteo, yo rapidamente me voltee y fingi buscar algo en mi mochila, y ella se giro y siguio caminando.

Me quede ahi dos dias, no paso nada digno de contarse mi relacion con esa familia era buena, pero decidi irme.

-¿Por que te vas? – Dijo el Jaime en tono duvitativo.
-Es simple no deseo causarles mas molestias.
-Pero no eres ninguna molestia – Dijo Cleo.

No sabia que decir, pero no queria pasar mas tiempo ahi, en realidad me molestaba conmigo mismo, el hecho de estar ahi no se, sentia que no cuadraba.

-Tengo otras cosas en mente, planes que realizar, tengo que seguir solo.
-Bueno, si esa es tu desicion, adelante, no vamos a detenerte. -Hablo la Mary.

Tome mis cosas, me dispuse a salir de la casa, ellos me acompañaron hasta la puerta y por una parte podria brincarme y caminar por el techo, asi no arriesgaria mi cuello. Jaime me ayudo un poco para subir, y una vez estando arriba. -Nos vemos luego, espero que sobrevivan. -. y antes de que pudieran decir algo me fui de ahi.

Anuncios

3 Respuestas a “Vivencia Caotica IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s