Vivencia Caotica – Parte II

Esas cosas se comenzaron a acercar, ya estaban a menos de diez metros, y por el otro lado más o menos quince de distancia. Podía leer el hambre en sus ojos, tenia que actuar rápido y eficaz, voltee a todas direcciones, y la vi quizá sea una estupidez quizá no, pero esa vieja casa de la esquina, la cual esta abandonada desde que tengo memoria me serviría de cómo refugio temporal, genial, Salí de mi casa para entrar a una pocilga.


Me dirigí rápido hacia ella, esas cosas estaban a menos de tres metros, la casa era vieja, y llena de grafitos por dentro, estaba cubierta por una reja, como pude logre abrir un hueco por debajo, me quite la mochila y la avente por ese hueco, después fue mi turno, me agache y pase acostado, uno de los zombis logro tomar mi pierna, la sacudí fuertemente, este no lo soltaba para nada, con la pierna que me quedaba libre, tome un poco de viada, y solté una patada en el estomago de la cosa, eso no había sido nada inteligente, otra de ellas me tomo esa pierna. Vaya que estaba en aprietos, las dos piernas sujetadas, yo estaba forcejando para que no me mordieran. Una de ellas no soporto el forcejeo y soltó, fue la pierna derecha, mi pierna buena. Logre atinarle una patada en la cara a la que me sujetaba la otra pierna, esta se fue para atrás, se le resbalo el pantalón y quede libre, comencé a arrastrarme hacia adentro de la casa. Y una vez adentro agarre mi mochila y entre lo más rápido que pude.

La casa estaba penetrada a humedad, las paredes estaban llenas de graffiti, escrituras raras se asomaban por todas las paredes, y el moho había tomado territorio. Subí a la segunda planta, la situación era la misma, mire a todos lados, y me dirigí al pequeño balcón que tenia, todos los zombis estaban en la entrada, intentando entrar, era cuestión de tiempo para que lo lograran, esa mallita no resistirá mucho.

El sonido que provocaban los golpeteos constantes a la reja eran atosigantes, mis nervios estaban apunto del colapso, intentaba mantenerme relajado, respirando, lentamente, e intentando pensar cual seria mi siguiente movimiento.

Pase ahí varios minutos, y de pronto un ruido estremecedor me hizo dar un pequeño salto, la reja había cedido, bien, ahora tenia veintitantos zombis dentro del lugar, con una sola cosa en la mente, devorarme.

Lo tenia, era algo arriesgado hacerlo, pero si no lo intentaba ese lugar seria mi tumba, Los zombis aun no habían subido, entonces me dirigí a las escaleras –Hey por aquí pendejadas-Grite, las cosas comenzaron a subir una a una, las escaleras eran angostas así que solo podían subir máximo dos, para mi fortuna, estas iban subiendo una a una, con un paso algo rápido, gimiendo, y añorando tener un poco de mi carne en su maldita boca, al tener en rango a una, le metí una fuerte patada en la cara, esta se fue para atrás, llevándose a las que tenia de espaldas, obviamente no todas se fueron, varias comenzaron a subir, entonces corrí de nuevo al pequeño balcón, avente la mochila y respire hondo, y di un salto, eran aproximadamente cuatro metros y medio, nada que no hubiera saltado antes, la diferencia era que aquellas veces lo hice sobre terreno blando, esta vez era pavimento.

Cuando di el salto, el tiempo pareció avanzar en cámara lenta, y en menos de un segundo ya estaba en el suelo, al tocar mis pies el pavimento, di una rodada, Dios bendiga el parkour – pensé.

Estaba de pie, con una punzada en el pie izquierdo, al darme la vuelta para tomar mi mochila, vi como una de ellas se abalanzo hacia mi, puse mi antebrazo en su cuello para evitar que me mordiera, el olor que despedía de su boca era nauseabundo, su mirada, llena de odio, invadía mi persona, la criatura tenia mucha fuerza, estábamos parejos, la situación era tensa, coloque mi rodilla en su vientre, después de un poco de forcejeo, logre acomodar el pie en su estomago, y con un ágil movimiento, avente a la criatura hacia atrás.

Tome rápido la mochila, me incorpore de nuevo y salí corriendo de nuevo hacia mi casa. Al llegar a mi casa, estaba completamente exhausto, maldito cigarro, sentía mis pulmones adoloridos, como si miles de agujas los estuvieran picando.

El sujeto veía atónito desde el techo, me volvió hacer señas para que fuera con ellos. ¡Demonios! – Me dije, tendré que aceptar la invitación, no me quedaba de otra. Fui corriendo de nuevo hasta la casa que me señalo, es una casa blanca, la tercera de la esquina, ese tipo no mas no me terminaba de caer, pero en una situación como esta, era indispensable la compañía, uno nunca sabe cuando va a ocupar carne de cañón.

Al llegar ahí, el tipo nada mas se me quedo viendo desde el techo, soltó una pequeña risa, y levanto su dedo medio. Al ver eso me quede atónito, lo mire, y no pude mas que decirle un “CHINGA MADRE PENDEJO”, enojado, me di la media vuelta y me dirigí hacia la avenida México, el camino estaba despejado, pero al llegar allá, sabia que me esperaba algo bueno. Es una avenida muy transitable, camiones, autos, combis, más de algún zombi debe de andar rondando por ahí.

Mi paso fue lento, pero me comencé a mover rápido cuando vi que las criaturas que había dejado atrás comenzaban a ganar terreno. Mire una ultima vez el techo donde se encontraba el tipo, y lo vi discutiendo con una chava, y otro tipo. El tipo se percato de que había volteado y comenzó a hacer señas de que fuera de nuevo. Sentí como mi cuerpo se llenaba de rabia, y lo único que hice fue tirarle una mentada de madre, seguiría mi camino, solo o acompañado.

Al llegar a la México, me tope con otro grupo de personas, esta vez mas numeroso, de inmediato supieron que estaba ahí, y todas ellas comenzaron a moverse. Una de ellas lo hizo corriendo, este si me asusto, inmortales, come carne, y unas todavía corren, esto debe ser una broma. En frente de la calle, estaban dos camiones, en el interior de uno había movimiento, en el otro nada, corrí hacia el camión que estaba solo, la puerta de en frente estaba abierta. Así que decidí entrar y cerrarla. El camión tenia las llaves pegadas, quizá en un intento de escapar el pobre conductor salio de ahí, quizá su turno había terminado, pero de pronto una duda llego a mi cabeza ¿Por qué abandonar un vehiculo de este calibre? Intente encender el camión, años de estar viendo como manejan los camineros debió enseñarme algo, este era uno de esos que no tenían velocidades en las velocidades, gire la llave y un sonido inundo la quietud, no tenia gasolina, ni una gota. Eso explica por que el conductor salio huyendo. Como pude cerré la puerta de en frente, y puse el “Seguro” una pequeña palanquita que servia para que no se abrirán las puertas. Genial, esa cosa no aguantaría el golpeteo constante de esas cosas.

Hacer todo eso no me tomo mas de diez segundos, y para ese entonces, el camión ya estaba rodeado, un conteo rápido me dio la suma de 25 sujetos, hombres, mujeres, niños, jóvenes, ancianos. Unos tenían heridas de muerte, tajarrasos, mordidas en el cuello, a uno le faltaba un brazo, y el que corrió, este estaba integro.

La puerta del camión comenzó a ser forzada, uno de ellos el golpeo con fuerza y la hizo pedazos, estaban a punto de entrar. La misma situación paso con la puerta trasera. Genial estaba en un hoyo, rodeado por esos asquerosos seres.

Mire hacia arriba y ahí estaba, la salida de emergencia, y creo yo que esa era una emergencia, siguiendo las revoltosas indicaciones, logre quitarla, y haciendo uso de un asiento logre a duras penas salir de ahí. Ya estando arriba,y bien, ¿ahora que hago? –Pensé. Si salto podría lastimarme y quedar a merced de esas cosas, si me quedo ahí, moriré tarde o temprano. Encendí un cigarro y me senté en el centro del camión.Despues me asomé por un lado del camión, estas criaturas estaban histéricas, buscando herirme y comerme, eso no sucedería, no hoy.

Anuncios

6 Respuestas a “Vivencia Caotica – Parte II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s