Antimateria, Parte III

¿Donde estoy?, ¿Que me paso?, estas preguntas aquejan su mente. -No siento mi cuerpo. Se dijo a si mismo. El sentia como si estuviera flotando en las calidas aguas del mar caribe. Contemplo a su alrededor un escenario completamente blanco, asi donde mirara era lo mismo. Nada. De repente sintio que algo o alguien se filtraba en sus recuerdos, taladrando los muros de informacion que ya habia ordenado. Filtrando todo, absolutamente todo, su infancia, si juventud y lo que llevaba de su adultes. Vio como todos los recuerdos pasaban frente a el, como una pelicula (Una muy mala penso el), mientras se perdian en la lejania del horizonte (Si es que habia uno).

-Eres un tonto. Esucho dentro de su cabeza. La voz le parecia familiar, era del sujeto regordete con el que se habia topado antes.
-¡¿Por que lo dices?!, ¡¿Sabes donde estoy?!. Contesto exigiendo una respuesta.
-Claro que se donde estas, y eres tonto por que te dejaste capturar por ellos. Dijo en tono despectivo
-¿Que es lo que dices?, no entiendo nada. Hablo el algo confundido.
-Ya no me sirves de mucho, al menos por el momento no. Tendre que buscar una forma de meter tu mente en otro cuerpo… pero creo que aun asi no me serviras de mucho. Ya no seras mi materia, no fisicamente.

El joven estaba anonadado, no sabia de que estaba hablando ese tipo.

-¿Quienes me han capturado?, Exigo una explicacion. Dijo enojado.
-Amigo, no estas en posicion de exigir algo. Y yo no tengo tiempo para darte explicaciones. dijo en un tono bastante tranquilo – Pronto se daran cuenta que estoy en la red. Tengo que actuar rapido.
-¿Ah?

La voz comenzo a susurrar, frases que eran inaudibles para la pobre mente. Capto unas cuantas, pero no le sirvio de nada, pues no sabia lo que significaban.

De pronto, todo el escenario se torno de color azul, y luego paso rapidamente a rojo.

-¡Mierda!, me han detectado. Lo siento amigo, tendre que venir por ti en otra ocasion, no te preocupes, estaras a salvo en los frascos de Adium.

Y antes de que el pudiera expresar alguna palabra. Esucho a su alrededor solo la interferencia de ondas de radio. Y todo el escenario se apago. El seguia conciente, pero no veia ni sentia nada.

¿Quien demonios eran ellos a los que su “amigo” menciono?, ¿Que era un frasco de Adium?, ¿A que se referia con eso de que yo era su materia?. No entiendo nada de nada.

Continuara

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s